“Los primeros puestos, según la mirada de los hombres, no son los primeros puestos según la mirada de Dios”.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 14, 1. 7-14

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando.

Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso esta parábola: “Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro y te dirá: “Cédele el puesto a éste.” Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto.  Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: “Amigo, sube más arriba.”  Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales.  Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

Y dijo al que lo había invitado: “Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado.  Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos.”

Palabra del Señor.

En algunos pasajes del evangelio, a veces no se sabe si Jesús está dando consejos de urbanidad o de sensatez para ahorrarse líos, o si está predicando Buena Noticia. Evidentemente todas las predicaciones de Jesús nos hablan del Reino de Dios y a través de ellas nos enseña cosas hasta de comportamiento humano.

Dice la palabra de Dios, que el banquete donde había sido invitado Jesús era en día sábado. Era el día en que se conmemoraban los grandes favores de Dios: la creación (Ex 20,8-11) y la liberación de la esclavitud de Egipto (Dt 5,12-15). Sobre el sábado flotaba una atmósfera de fiesta nacida de la fe en la elección de Israel como pueblo de Dios. Era el signo de la fidelidad de Dios a la alianza. La gloria eterna la concebían como un sábado sin fin (Heb 4,9).

En las comidas de los sábados había un ambiente de recuerdo de las grandes gestas de Dios, pero el celo por la ley los hacía intolerantes con el prójimo necesitado.

En sábado lo invitan a una comida y lo hace  un jefe de los fariseos. Jesús no va como un tímido comensal sino va como un Maestro  y por eso, ahí delante de todos estos fariseos, enseña, predica Y exhorta.

La sala en la que entra Jesús rebosa, por tanto, devoción a la ley mosaica, cuyo cumplimiento estaba por encima, incluso, del bien del prójimo. Jesús le va a dar un verdadero sentido a la ley que da vida, la que está llena del Espíritu Santo: el sábado y toda la ley están al servicio del hombre; nunca al contrario. Por eso ha curado en sábado  a pesar de la violenta oposición del orden religioso establecido.

En el evangelio de hoy, San Lucas destaca que había dos clases de personas en ese banquete y a cada uno de ellos Jesús les predica con el poder de su corazón. A Jesús no lo compran ni lo callan por una cena. Que valentía la de Jesús, que corazón profético el del Mesías.

  • 1.  “Los primeros puestos, según la mirada de los hombres, no son los primeros puestos según la mirada de Dios”.

Notando que los invitados escogían los primeros puestos, Jesús inicia un discurso de mesa, una enseñanza realizada a lo largo de una comida para exponer su doctrina de salvación: el banquete escatológico del reino, hacia el que caminaba él y quiere que caminemos nosotros.

Los fariseos cuidaban mucho de su honor, gustaban de ocupar los primeros puestos en las sinagogas y de los saludos en las plazas. Estaban convencidos de tener derecho a los primeros puestos. Con la misma seguridad con que ocupaban los primeros puestos en la mesa, juzgando que les correspondían como propios, creían saber cuál era su puesto en la mesa del reino de Dios: los primeros, sin ninguna duda.

A veces nos creemos los primeros y esa idea nos hace daño. Precisamente  en el libro del Génesis se nos narra que el pecado del hombre consistió en querer ser tanto como Dios o más que él; la envidia de Caín, consistía en querer estar por encima de Abel y por envidia lo asesinó.

La historia de la humanidad está marcada por la sangre derramada por ser más, o tener más que el vecino. Como sabemos, ni los discípulos de Jesús se libraron de esa búsqueda de los primeros puestos en el Reino de Dios. Los evangelistas nos lo atestiguan cuando los hijos de Zebedeo querían estar en los primeros puestos del Reino.

Jesús va a cambiar la lógica del mundo por la lógica de Dios. La vida verdadera no se conquista con honores, buscando la propia grandeza, sino con el servicio hacia los otros. Nunca debemos actuar con el fin de pasar por encima de los demás o para que nos admiren. Para Dios los están en el último puesto, esos son los que están en el primer puesto de su corazón.

Jesús nos recomienda ocupar los últimos puestos, saben que es lo mejor de los últimos,  que siempre están libres y no hay aglomeraciones porque nadie quiere ser último. El señor nos previene para que no busquemos ser orgullosos, vanidosos; para que evitemos vivir de apariencias y de vacío.

En el Reino Mesiánico la autoridad debe ser humildad y servicio de amor. Quienes no se guíen por esta norma de Cristo se encontrarán con la sorpresa de que a la hora del juicio ellos pasarán a ser los últimos, mientras los que acá fueron  servidores humildes ocuparán los primeros puestos.

Para Jesús lo más importante es ser humilde para amar. Pero el hombre orgulloso, engreído, el que se desvive por ocupar los primeros puestos, por lucir, por aparentar, es un hombre que no sabe amar, que está obsesionado por sí mismo; sólo ve a los demás en función suya, para dominarlos, para que le admiren. No le queda sitio para el amor, para los demás.

Aquí viene la paradoja del evangelio: Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” Esto hay que entenderlo desde la humildad. Es la condición para el amor; sólo el que es humilde sabe amar y ama en la medida en que es humilde.

No consiste la humildad en negar las propias cualidades, que son dones divinos que hay que hacer fructificar, como nos enseña Jesús en la parábola de los talentos; ni tampoco en negarse a aspirar a hacer cosas grandes, que suele camuflar pereza, ni en hablar mal de sí mismo, o en fingir que se tienen tantos y tantos defectos, sino en un conocimiento verdadero de sí mismo, por el cual el hombre desprecia su maldad.

La humildad es la llave para abrir los tesoros del cielo.  Cristo nos dice que hay que amar no solamente la humildad, sino también amar a los humildes; en ellos, en esos que nos parecen despreciables, en esos hay una presencia de Cristo, hay una enseñanza de Cristo, hay amor de Cristo; porque Cristo en esas personas, lo mismo que con estas palabras, nos está enseñando en dónde tenemos que poner nuestro corazón.

  • 2.  Jesús les predica a los que le han invitado: al jefe de los fariseos le dice que cuando de un banquete no hay que invitar a los amigos, a los hermanos, a los parientes o a los vecinos, sino a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos.

El contraste es significativo: cuatro categorías sociales, suficientemente acomodadas como para corresponder a un gesto de benevolencia, se oponen a otras cuatro, incapaces de devolver el obsequio.

Se debe invitar a los pobres, a los marginados de los que no se puede esperar recompensa, a los que no acrecientan el propio honor y la propia influencia y con los que tampoco es un placer comer. A esas gentes, a las que se solía excluir del culto oficial del templo, es precisamente a las que hay que invitar para evitar toda idea de compensación. Aquí el llamado es a servir y amar.

Sólo el que baja del pedestal del poder y de la riqueza y va al encuentro del hermano, del igual que él, aunque tenga distinta función, puede descubrir el rostro de Dios. Porque Dios se ha hecho hombre, pobre, perseguido, marginado, despreciado, lo último de la insensata escala social.

Hay gente que parece que no sea feliz si no saca la  cabeza por encima de los demás. Y es capaz de cualquier cosa para conseguirlo: desde el  hombre de negocios que estafa todos los millones que puede porque quiere ser el más rico,  hasta el que en casa pega a su mujer para sentirse así más poderoso. O el que habla mal  de los vecinos o de sus compañeros de trabajo para quedar bien. O el que en una  asociación o en la misma iglesia, intenta siempre hacer las tareas que más lucen y es  incapaz de colaborar en las tareas más escondidas. 

Que no seamos de los que buscan las medallas más que el compromiso, los aplausos más que el sacrificio, la publicidad más que la utilidad y la verdad. Que nos dediquemos a los trabajos despreciados por los que se creen importantes; esos trabajos para los que no hay condecoraciones ni agradecimiento, por amar a los que son despreciados por el mundo: los marginados los pobres, los desplazados.

La humildad cristiana  consiste en reconocer que debemos doblegar el corazón por el arrepentimiento, para que nuestra fe no sea pobre, nuestra esperanza coja y nuestro amor ciego.

  • 3.  ¿Quién es el que ha ocupado de un modo más decisivo el último puesto y nos predica con autoridad sobre este tema?

La respuesta es Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango… se rebajo. La kénosis de Cristo es el gran punto de referencia de toda humildad para los cristianos. “Por eso Dios lo levantó sobre todo”, y le dijo: “sube más arriba”, es decir, le concedió “el Nombre-sobre-todo-nombre”.

Cuanto tenemos que aprender de Cristo Jesús. Ante Dios no valen pretensiones ni suficiencias, sino coherencia y humildad. La invitación nos llega no por merecimientos humanos, sino por gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s